domingo, 17 de noviembre de 2013

Obligaciones del Conciliador

El conciliador tendrá las siguientes obligaciones, que se pueden dividir en tres momentos: antes, durante y luego del desarrollo de la audiencia de conciliación.

Antes de la audiencia de conciliación

  • Declarare impedido para conocer del conflicto, en caso de advertir que se encuentra incurso en una causal de impedimento o inhabilidad para actuar como conciliador.
  • Comprobar si es competente o no para conocer del conflicto, expidiendo la respectiva constancia en caso de considerar que no lo es.
  • Determinar si el conflicto o asunto por el que se solicita la audiencia es susceptible de ser conciliado, de acuerdo a las disposiciones legales vigentes. En caso de considerar que la controversia no es susceptible de ser conciliada, expedir la respectiva constancia. 
  • Verificar la legitimación de las partes para adelantar el procedimiento conciliatorio.
  • Citar a las partes de acuerdo a lo previsto en la ley.
  • Hacer concurrir a quienes, en su criterio, deban asistir a la audiencia.

 Durante la audiencia de conciliación
  • Dirigir la audiencia de conciliación acorde con los principios de Imparcialidad, neutralidad e independencia del conciliador, facilitando la comunicación entre las partes de la conciliación.
  • Ilustrar a los comparecientes sobre el Objeto, alcance y límites de la conciliación.
  • Velar porque no se menoscaben los derechos ciertos e indiscutibles y los derechos mínimos e intransigibles.
  • Motivar a las partes para que presenten fórmulas de arreglo.
  • Proponer fórmulas de arreglo.

 Luego de la audiencia de conciliación
  • Elaborar el acta de la audiencia de conciliación, en caso de se llegue a un acuerdo en la audiencia de conciliación.
  • Elaborar la constancia respectiva, en caso de que se no se llegue a acuerdo conciliatorio alguno, que el conflicto no sea conciliable o que se presente una inasistencia.
  • Solicitar el registro del acta de conciliación o el archivo de la constancia de conformidad con lo previsto en la ley y el Decreto 30 de 2002, si se trata de un conciliador inscrito en un centro de conciliación.
  • Anotar la conciliación o la constancia en el libro de control de actas de conciliación o en el libro de control de constancias, respectivamente, si se trata de un funcionario público facultado para conciliar o de un notario como lo establece el Decreto 30 de 2002.
  • Fijar el monto de los alimentos provisionales, de acuerdo con lo establecido en los Arts. 133 y siguientes del Código del Menor, si es del caso.